It is the cache of http://www.scielo.org.ar/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1852-73372009000300004. It is a snapshot of the page. The current page could have changed in the meantime.
Tip: To quickly find your search term on this page, press Ctrl+F or ⌘-F (Mac) and use the find bar.

Diaeta - Biocombustibles y Seguridad Alimentaria

SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.27 número128Manejo nutricional en esofagectom a complicada por quilotraxBioética en la relación equipo de salud-paciente índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

  • No hay articulos citadosCitado por SciELO

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Bookmark


Diaeta

versión On-line ISSN 1852-7337

Diaeta vol.27 no.128 Ciudad Autónoma de Buenos Aires jul./set. 2009

 

ARTÍCULO DE ACTUALIZACIÓN

Biocombustibles y Seguridad Alimentaria

Biofuels and Food Security

 

Oliveri EA1, Dalto P1, Santiago LC1, Guerrero ME1

1 Licenciada en Nutrición. Escuela de Nutrición. Facultad de Medicina. Universidad de Buenos Aires.

Correspondencia: emilce_oliveri@yahoo.com.ar

Recibido: 22 de abril de 2009.
Aceptado en su versión corregida: 2 de septiembre de 2009.

 


Resumen

La elemental tarea de delimitación del concepto de biocombustible, encierra en sí misma aspectos problemáticos. Podemos referirlo como noción genérica incluyendo toda substancia orgánica utilizada por el hombre como fuente energética (ej., leña) y/o aludir al fenómeno tal como se desenvuelve en las actuales circunstancias, haciendo alusión al resultante de complejos sistemas de transformación de biomasa (ej., bioetanol, biodiesel).
El debate sobre los biocombustibles ha ocupado, desde hace tiempo, un considerable espacio en los medios de divulgación (diarios, revistas, TV), pero la información es exhibida en forma desordenada, como expresión de bandos en pugna. Por un lado están aquellos que sólo parecen manifestar las bondades del modelo, aludiendo a países como Argentina (por sus características) como ejecutores privilegiados de esta nueva iniciativa. Por otro, quienes alertan sobre un renovado esfuerzo expansionista de los países centrales en busca de la apropiación de los recursos naturales.
Representa una tarea ineludible encarar una visión que trascienda los planteos superficiales, aspirando a brindar evidencias claras de la etapa actual.
La sola sospecha de competencia por territorio entre cultivos que tengan como destino la producción energética y aquella que persigue la obtención de alimentos, merece un riguroso examen. El presente trabajo intenta explorar las aristas centrales del fenómeno de biocombustibles, las formas de producción, así como su vinculación con la seguridad alimentaria a partir de la descripción de cuatro dimensiones interrelacionadas: la disponibilidad de los alimentos, el acceso a los mismos, la estabilidad respecto al uso de los recursos naturales y la utilización biológica de los alimentos y nutrientes.
El dilema de "alimentos versus energía" seguirá siendo una incógnita hasta disponer de una plataforma sólida de estudios que analicen todos los factores relacionados al tema. Es menester el incentivo de trabajos interdisciplinarios, siendo los gobiernos los actores fundamentales.

Palabras clave: Biocombustibles; Seguridad alimentaria; Competencia por el suelo; Cultivos energéticos.

Abstract

The basic task of delimiting the concept of "biofuel" carries some problems in itself. We can refer to it as a generic notion including any organic substance used by man as a source of energy (e.g. firewood) and/or refer to the phenomenon as it is developing under the current circumstances, making reference to the outcome of complex systems of biomass transformation (e.g. bioethanol, biodiesel).
The debate about biofuels has been occupying a considerable space for quite a long time on the media (newspapers, magazines, TV), but the information is given in a very disorderly way, mostly as the expression of parties in disagreement. On the one hand, there are people who seem to express only the benefits of the model, making reference to countries such as Argentina (due to its characteristics) as privileged performers of this new initiative. On the other hand, there are those who warn about a renewed expansionist effort of developed countries in their search for taking possession of natural resources.
The task of taking a vision beyond superficial assumptions, aimed at providing clear evidence of the current stage, cannot be ignored. The mere suspicion of a competition for territory to harvest crops intended to energy production, versus the pursuit to use that territory to obtain food, deserves a very careful examination.
The present paper tries to explore the main aspects of the biofuel phenomenon, its production ways, and their connection with food supply safety, starting from the description of four interrelated dimensions: food availability, access to food, stability in the use of natural resources and biological utilization of food and nutrients.
The "food vs. energy" dilemma will go on until a solid research platform analyzing all the factors related to this subject is available. It is essential to sponsor interdisciplinary studies, and governments are, for sure, the main players.

Keywords: Biofuels; Food security; Competition for the soil; Energy crops.


 

Introducción

La elemental tarea de delimitación del concepto de biocombustible, encierra en sí misma aspectos problemáticos. Podemos referirlo como noción genérica incluyendo toda substancia orgánica utilizada por el hombre como fuente energética (ej. leña) y/o aludir al fenómeno tal como se desenvuelve en las actuales circunstancias, haciendo alusión al resultante de complejos sistemas de transformación de biomasa.

Bajo este segundo aspecto del término, incluimos ciertos subtipos que se detallan a continuación. (1-3)

Biodiesel: se produce a partir de los aceites vegetales comestibles y no comestibles; grasa animal y alcohol de cadena corta. La colza, el girasol y la soja son las materias primas más utilizadas para este fin.

Bioetanol: se produce por la fermentación de los azúcares contenidos en la materia orgánica de las plantas.

Principalmente se utilizan tres familias de productos para la obtención del alcohol:

• Azúcares: procedentes de la caña o la remolacha.
• Cereales: mediante fermentación de los azúcares del almidón.
• Biomasa: por fermentación de los azúcares contenidos en la celulosa y hemicelulosa.
Biogás: consiste en una mezcla de gases resultantes de la descomposición de la materia orgánica realizada por acción bacteriana en condiciones anaerobias.
Pero más allá de su conceptualización, la producción de biocombustibles es una realidad. Su desarrollo está vinculado fundamentalmente a dos cuestiones:
• El intento de cambios en la matriz energética mundial, impulsada por la percepción creciente por parte de los gobiernos de disminuir los riesgos que conlleva la dependencia del petróleo frente al inminente agotamiento del combustible fósil, la inestabilidad de los precios y la concentración del recurso en pocos países:
Venezuela y los países árabes.
• El avance en estos últimos años de una conciencia relacionada a la cuestión ambiental, producto del aumento del calentamiento global y las regulaciones del Protocolo de Kyoto (4) en relación con las emisiones de dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero.
Dado el impulso que ha tomado la producción, principalmente en la última década, el debate acerca de los biocombustibles ha ocupado, desde hace algún tiempo, un considerable espacio en los medios de divulgación masiva (diarios, revistas, etc.). No obstante, la información es exhibida como expresión de bandos en pugna en el concierto mundial.

Por un lado se presentan las posturas de aquellos que solo parecen manifestar las bondades de esta iniciativa, induciendo a países como Argentina, que por sus características tanto económicas como climáticas, se transformarían en ejecutores privilegiados de este nuevo modelo de producción. Y por otro, están aquellos quienes alertan sobre tal iniciativa como un renovado esfuerzo expansionista de los países centrales en busca de la apropiación de los recursos naturales de los países subdesarrollados. (5)

Representa una tarea ineludible encarar una visión que trascienda los planteos superficiales, aspirando a brindar evidencias claras de la etapa actual. La sola sospecha de competencia por territorio entre cultivos que tengan como destino la producción energética y aquella que persigue la obtención de alimentos, merece un riguroso examen.

Sobre esta perspectiva, a continuación se intentará delinear los rasgos centrales del fenómeno en vinculación con la seguridad alimentaria.

Seguridad alimentaria y Biocombustibles

La FAO define la seguridad alimentaria como"el acceso físico y económico de todas las personas y en todo momento a suficientes alimentos inocuos y nutritivos para satisfacer sus necesidades alimenticias y sus preferencias en cuanto a una dieta que posibilite llevar una vida activa y sana, teniendo en cuenta también las características culturales y culinarias de las distintas regiones del mundo".

La seguridad alimentaria y su vinculación con la producción de biocombustibles se desarrollará a partir de la descripción de cuatro dimensiones interrelacionadas entre sí. A continuación se describirá cada una de ellas. (6-9)

Disponibilidad de los alimentos

Existe seguridad en cuanto a disponibilidad de alimentos a nivel nacional, cuando los recursos alimentarios son suficientes para proporcionar una dieta adecuada a cada persona en ese país, independientemente de la procedencia de ese alimento, es decir, si es producido localmente o proviene de importaciones o donaciones.

Debe tomarse en consideración la manera en que están distribuidos a nivel nacional, a modo de garantizar que los mismos estén efectivamente disponibles para todos.

Existe una fuerte controversia entre los estudiosos del tema acerca de los costos de los combustibles fósiles y los biocombustibles. No obstante, si las tecnologías de bioenergía (basadas en materias primas lignocelulósicas, provenientes de residuos de una agricultura sustentable y de la actividad forestal) llegaran a ser viables desde el punto de vista comercial, la competencia por la tierra y otros recursos agrícolas podría reducirse.

El grado de competencia entre los cultivos energéticos y la producción de alimentos y forrajes dependería, entre otras cosas, de los progresos respecto al rendimiento de los cultivos, la eficiencia de la alimentación del ganado y las tecnologías de conversión de la bioenergía. (10)

Como ejemplo, podríamos citar el modelo integrado, llevado a cabo en Nebraska - Estados Unidos, donde funciona un feedlot con capacidad para 25.000 novillos, junto a una planta de etanol capaz de elaborar 100.000m³ de este biocombustible por año.

El modelo de E3 Biofuels Genesis, la empresa de Mead, funciona de la siguiente manera: la materia prima básica que ingresa al establecimiento es el maíz comprado a los productores (300.000 toneladas por año). El 80% del maíz va a la planta de etanol, el 20% al feedlot. Los novillos reciben una ración típica con 50% de grano de maíz, un 15% de silo de maíz (que se siembra en campo propio, aledaño al feedlot) y un 35% de granos destilados. (11)

Los novillos se encuentran en establos, sobre un piso de cemento rasurado, que deja pasar los excrementos, orina y bosta. Estos se recogen por un sistema de gravedad, y se almacenan en una laguna a cielo abierto, con piso de polietileno para impermeabilizar. Desde allí se introduce en un tanque de fermentación anaeróbica, para obtener biogás. El biogás alimenta las calderas del destilador. Así, el emprendimiento es absolutamente autónomo en materia energética. Una tonelada de maíz entrega 350 litros de etanol y 350 kilos de destilado de granos húmedos. El resto se convierte en dióxido de carbono, que se produce durante la digestión de los novillos y en la destilación del maíz, al quemarse el biogás.

En esta misma línea, en nuestro país, Adecoagro* (Santa Fe) está desarrollando y estudiando el modelo integrado. Este modelo transforma un volumen inmenso de estiércol y otros efluentes en metano. Los residuos van a ser procesados en una planta de biogás, a partir de la cual -por medio de la fermentación anaeróbica- se transformarán en el gas metano. Posteriormente, una serie de turbinas generadoras producirán energía eléctrica a partir del gas.

Acceso a los alimentos

El acceso a los alimentos es la capacidad de los hogares para producir o comprar alimentos suficientes para satisfacer sus necesidades; constituye un derecho fundamental de toda persona.

Si la producción de bioenergía hace que aumenten los precios de los productos, el acceso de los países que no producen o que predominantemente importan los alimentos y que además cuentan con bajos ingresos podría verse amenazado, al menos a corto plazo.

Por otra parte, si se elevasen los precios de productos básicos podrían aumentar los ingresos de los países productores de alimentos, con implicancias positivas en lo que hace al acceso.

A largo plazo, "los productores agrícolas responderán a un aumento de los precios incrementando la producción, lo que a su vez debería tener como resultado una disminución de los precios, condicionado a las estructuras de mercado en cada país y tiempos de ajuste" (10).

Estabilidad

Respecto al uso sustentable de los recursos naturales, la producción de biocombustibles podrían tener impacto negativo si sustituyen a los bosques primarios, lo que conlleva la producción de elevadas cantidades de carbono procedente del suelo y la biomasa forestal, eliminando así cualquier beneficio.

Implica a largo plazo, una escasa rotación de cultivos con una posible mayor erosión de los suelos, desertificación, avance de la frontera agropecuaria hacia zonas no tradicionales y desalojos de campesinos y pequeños productores rurales.

El uso de los commodities con fines energéticos aún no ha puesto en peligro la oferta global de alimentos. Aunque antes de hacerlo afectará el precio de los mismos por la demanda incremental y sostenida.

Utilización biológica de los alimentos y nutrientes

La utilización biológica de los alimentos y nutrientes representa la capacidad de las personas para absorber los nutrientes contenidos en los alimentos. Este concepto está estrechamente relacionado con factores tales como el estado de salud y el acceso al agua potable.

En forma indirecta la producción de biocombustibles puede afectar la disponibilidad de agua para uso doméstico amenazando el estado de salud, ya que algunos sistemas de producción de los mismos exigen cantidades considerables de agua, tanto para la producción de la materia básica como para la conversión.

Considerando todo lo antes mencionado y resumiendo sintéticamente en algunas líneas, la seguridad alimentaria de la población dependerá del nivel de desarrollo de los siguientes aspectos del sistema agroalimentario nutricional:

• La producción de alimentos básicos en función del uso eficiente de los recursos naturales, de la tecnología disponible y de la fuerza de trabajo.
• La disponibilidad de alimentos en cantidad y calidad suficiente, teniendo en cuenta fundamentalmente a sectores de la sociedad en situación de vulnerabilidad.
• La accesibilidad a los alimentos en función de los mecanismos de distribución, comercialización y estabilización de los precios.
• La utilización biológica de los alimentos en función del estado de salud de los individuos y de la inocuidad de los alimentos, y de la influencia de las condiciones ambientales.

Conclusión

El dilema de "alimentos versus energía" seguirá siendo una incógnita hasta disponer de una plataforma sólida de estudios que analicen todos los factores relacionados al tema. Son múltiples los actores y problemas que se encuentran entrelazados.

Este trabajo pretende la sistematización de los conceptos pero también describe la existencia, al menos en desarrollo, de modelos de producción integrales que pueden eventualmente constituirse en una alternativa interesante para el análisis. También describe que existen en estudio fuentes alternativas de biocombustibles (desechos de la actividad agrícola) que pueden ser una respuesta al dilema alimentos vs biocombustibles.

Por todo lo antedicho, señalamos que es menester el incentivo de trabajos interdisciplinarios, ya que todavía nos encontramos en un estado embrionario acerca del tema en cuestión. Es preciso entonces la multiplicidad de enfoques, donde cada disciplina aporte su especificidad. Esta mirada compleja deberá analizar la viabilidad de la elaboración y el uso sustentable de los biocombustibles como fuente de energía renovable y alternativa a los combustibles fósiles, pero sin prescindir de las implicancias sociales que tal emprendimiento podía acarrear (la situación de los pequeños y medianos agricultores, la valorización de la tierra, etc.).

En esta tarea de auspiciar la confluencia de saberes no solo juegan un rol preponderante las instituciones, organizaciones y entidades de bien público dedicadas a la investigación sino también los gobiernos tanto locales como nacionales, quienes deben abogar por el bien común.

Agradecimientos:

Al tutor Lic. Sergio Britos y el Sr. Pablo Sandoval por la guía y el asesoramiento. Este artículo está basado en un trabajo monográfico realizado bajo el marco de una tesina de grado de la carrera de Nutrición de la Universidad de Buenos Aires. Los autores fueron los siguientes: Emilce Andrea Oliveri, Paula Dalto, Lorena Cecilia Santiago, Marcela Edith Guerrero y Bárbara Miccuci.

Notas

* Adecoagro es una empresa que forma parte del movimiento CREA y que inició sus actividades en el 2002, con la compra de las tierras pertenecientes a la división de negocios agropecuarios del grupo Pérez Companc.

Referencias bibliográficas

1. Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentos. Ministerio de Economía y Producción. Proceso de elaboración del biodiesel. SAGPyA. www.sagpya.mecon.gov.ar (Consultado en julio de 2007)        [ Links ]

2. Hilbert, JA. El combustible vegetal especifico para el agro: Biodiesel. Instituto de Ingeniería Rural. I.N.T.A. Castelar, Buenos Aires. www.inta.gov.ar (Consultado en Junio 2007).         [ Links ]

3. García Camas JM, García Laborda JA. Informe de Vigilancia Tecnológica. Biocarburantes líquidos: Biodiesel y Bioetanol. Madrid. Elecé Industria Gráfica, 2006.         [ Links ]

4. Protocolo de Kyoto. Convención Marco Sobre el Cambio Climático de las Naciones Unidas. CP.3. Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Cambios Climáticos. Kyoto. 1997.         [ Links ]

5. Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura. Perspectivas de los Biocombustibles en la Argentina y en Brasil. IICA. Buenos Aires, Argentina. Octubre 2005.         [ Links ]

6. Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación. La FAO apuesta por el paso a la bioenergía. FAO. www.fao.org (Consultado en Julio de 2007).         [ Links ]

7. Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación. La Bioenergía puede impulsar el desarrollo rural. FAO. www.fao.org (Consultado en Julio 2007).         [ Links ]

8. Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación. Oportunidades y riesgos del uso de la bioenergía para la seguridad alimentaria en América Latina y el Caribe. FAO. www.fao.org (Consultado en Julio 2007).         [ Links ]

9. Federación de Centros y Entidades Gremiales de Acopiadores de Cereales. Proyecciones agrícolas hasta 2016. Febrero 2007.         [ Links ]

10. Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación. La Bioenergía y la Seguridad Alimentaria en América Latina y el Caribe. (Consultado en julio del 2007.) (Disponible en http://www.rlc.fao.org/es/prioridades/ bioenergia/bioseguridad.htm)        [ Links ]

11. E3 BioFuels, LLCC a subsidiary of Earth, Energy and Environment. Proven Technology, Innovative Integration, LLC 2007. (Disponible en www.e3biofuels.com)        [ Links ]