It is the cache of http://www.scielo.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0717-69962010000100015. It is a snapshot of the page. The current page could have changed in the meantime.
Tip: To quickly find your search term on this page, press Ctrl+F or ⌘-F (Mac) and use the find bar.

ARQ (Santiago) - De caza con el rey(1)

SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
 número74Parque Mujeres Argentinas: Buenos Aires, ArgentinaEspacios públicos precordilleranos: camino a Farellones, Chile índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

  • No hay articulos citadosCitado por SciELO

Links relacionados

  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO

ARQ (Santiago)

versión On-line ISSN 0717-6996

ARQ (Santiago)  n.74 Santiago abr. 2010

http://dx.doi.org/10.4067/S0717-69962010000100015 

ARQ, n. 74 Ocio, Santiago, abril 2010, p. 78-81.

LECTURAS

De caza con el rey(1)

Romy Hecht*

* Profesora, Pontificia Universidad Católica de Chile, Santiago, Chile.


Resumen

El paisaje es intervenido para volver a lo natural, con el objetivo de ser utilizado por los reyes en las temporadas de caza. Forzadamente se introducen especies de flora y fauna en un lugar para configurar jardines que hoy reconocemos como parques. Las diferentes capas de la historia se superponen y configuran un territorio particular.

Palabras clave: Paisajismo-Versalles, caza, jardín, enciclopedia, ilustraciones, cartografía.


Abstract

The landscape is intervened to return to its natural state, with the objective of being utilized by the kings in hunting season. Species of flora and fauna are forcibly introduced in a place to create gardens that we now recognize as parks. The different layers of history are superimposed and configure a particular terrain.

Key words: Landscape-Versailles, hunting, garden, encyclopedia, illustrations, mapping .


TEMATIZACIÓN DEL TERRITORIO COMO PAISAJE / Versalles, territorio real francés por excelencia, ha sido caracterizado tradicionalmente como un jardín de 800 há con un palacio. Pero cuando hablamos de Versalles, ¿a cuál nos estamos refiriendo? ¿Al paisaje turístico, construido para ser visitado de acuerdo a las instrucciones de Luis xiv y definido por André Le Nôtre en su trabajo de materialización del estilo clásico francés entre 1662 y 1709? ¿A la transformación del modelo de jardín formal a jardín botánico con las intervenciones del Trianon a manos de Luis XVI? ¿A la reforestación emprendida por Luis xvi en busca de la naturalización del jardín hasta convertirlo en uno al estilo inglés —aun cuando el modelo a imitar no era natural per se—? ¿Al resultante de la erosión y pérdida de bosques por abandono durante la era de Napoleón?
Este artículo propone que cualquier evaluación histórica de lo que hoy conocemos como el sitio de Versalles debiera comenzar con un entendimiento de su transformación, a partir de 1632, desde un versail(2) a un coto de caza. La caza, como actividad real, será descrita a partir del conjunto de imágenes publicadas en la Enciclopedia de Denis Diderot y Jean D´Alembert.
L´Encyclopédie ou Dictionnaire raisonné des sciences, des arts et des métiers, par una societé de gens de lettres(3) es, como su nombre lo indica, una base de datos de todo tipo de objetos, ideas y eventos que dio forma al mundo del conocimiento al identificar, describir y analizar sus partes, no sólo a través de textos, sino también de imágenes. D´Alembert caracterizó a estas representaciones como ilustraciones necesarias para revelar aquello que “era difícil de explicar”, para evitar “descripciones oscuras y vagas” y presentar al objeto descrito “sin dificultad, ni para la mente ni para la vista.” (D´Alembert, 1963)
Específicamente, los grabados de caza son presentados aquí como un conjunto que expone implícitamente una teoría de arquitectura del paisaje al sistematizar ciertos aspectos de esta actividad, ayudando con ello a entender su desarrollo en un sitio y al exponer las relaciones entre las piezas involucradas: la caza es posible porque hay un escenario adecuado —el bosque— donde el cazador, el sabueso y la presa pueden entremezclarse. Como resultado estas ilustraciones ayudan a ampliar la idea de paisaje, como espacio abierto modelado en función de tipos vegetales, con la de palimpsesto, donde los elementos pueden ser identificados, descritos y evaluados en función de vestigios borrados o escondidos artificialmente. Durante la caza el sitio se convierte en un lugar específico, en un escenario de acción que adquiere su identidad desde la experiencia: el territorio ya no es sólo un fragmento visible de escenario natural, sino uno que puede ser conocido a través del uso combinado de razón y sentidos —imágenes, olores y sonidos—. Al mismo tiempo el sitio es más que un pedazo de terreno agreste listo para ser alterado por la comunidad de cazadores: es un paisaje que ha sido intervenido para proveer una superficie apropiada para el progreso de la caza con, por ejemplo, la formalización de senderos, el control de alturas de la vegetación circundante y la adición de lagunas.
La caza en la Enciclopedia es un ejercicio de poder, no sólo porque la actividad implicaba, literalmente, rastrear, perseguir y atrapar, sino también porque es representada como un arte de distribución, de toma de posesión sobre el territorio al proporcionarle patrones de ocupación. Con la caza el territorio se vuelve paisaje, entendido aquí como “un segmento de la superficie terrestre [el bosque] que ha sido modificado por sus habitantes [cazadores, sabuesos y presas] para la permanencia de una comunidad auto-suficiente.” (Brinckerhoff, n. d.). Por tanto, posicionar el manejo del territorio en el contexto de la caza implica entender su transformación a partir de una serie de tácticas o estrategias para ocuparlo: reconocimiento y maniobras, coordinación y planificación.
Caza es definida en la Enciclopedia como el conjunto de “guerras con los animales, con las aves en el cielo, con los cuadrúpedos en el suelo y con los peces en el agua.”(4) (Diderot, 1765). Como confrontación implicaba un ataque directo, deliberado y sistematizado sobre un paisaje definido por fuerza y movimiento. Los veintitrés grabados, publicados en 1763, fueron organizados en tres grupos: vénerie“el arte de cazar bestias salvajes con perros sabuesos”(5) (Vinfrais, 1765)—, fauconnerie —“el arte de entrenar aves de presa usadas para la caza”(6) (Le Roy, 1765)— y petites chasses et pieges, una descripción de todos los artefactos usados para distraer y atrapar presas en su propio territorio.
Sin considerar la sección fauconnerie, es posible distinguir dos tipos de escenarios de caza: el pasivo —que involucraba presas pequeñas y se desarrollaba como una operación en base a artificios y mecanismos— y la vénerie, o caza activa representada como una actividad ruidosa y móvil, organizada como una narrativa de los principales aspectos del proceso, registrada en las tres capas de cada grabado. El escenario de la caza, presentado en una secuencia de tableaux-vivant que proponían la comprensión del sitio y las interacciones de la presa con él a través de la experiencia cinemática de sus ocupantes; los rastros de la presa —pieds, tétes, fumées; huellas, cuernos, olores y excrementos—, registro que sugería que sentir algo en movimiento implicaba una identificación de sus huellas en el paisaje; y las partituras con las melodías del evento, otro medio de representación de las acciones involucradas: la motivación de los sabuesos, el comienzo de la caza, el aliento en la persecución y la celebración del resultado.
Estas representaciones no enseñaban a intervenir el bosque para facilitar el proceso ni a guiar a un sabueso ni a usar un arma, sino que daban cuenta de la naturaleza de las acciones involucradas. La música caracterizaba la secuencia de eventos como un rito organizado y disciplinado. Los rastros ayudaban a subordinar aspectos de la zoología a una actividad práctica. Los tableaux-vivant enfatizaban el vocabulario de la caza, oponiéndose de paso a la idea de la Ilustración que posicionó a la visión como el sentido básico para producir una impresión del mundo exterior, enmarcando al proceso con una experiencia sensorial distinta y representada en un paisaje de olores y sonidos.
En el primer escenario, Quête du Cerf, la relación entre guía y sabueso olfateando los rastros dejados por el animal es presentada como pieza clave en la táctica del asedio. En este contexto, el venado parece inconsciente de la situación, en una ilustración que ayuda a identificarlo como un individuo ejemplar de su especie. La Chasse par Force es un ambiente definido por la combinación de persecución y lucha, representadas por el ladrido de la jauría, el escape desesperado de la presa y los sonidos de las bocinas realzando la batalla. La escena muestra igualmente a los equipos ordenados y listos para seguir otros rastros. La Curée da cuenta del momento en que el animal es atrapado, permitiendo la reunión del cazador con el entrenador de la jauría y la presentación del trofeo al señor. Los siguientes escenarios representan variantes de técnicas de caza de acuerdo a la presa, ya sean antílopes, jabalíes o zorros.
Al incluir partituras, la Enciclopedia recreó y actualizó a la caza como un proceso en un paisaje que más allá de ser inspeccionado necesitaba ser representado. La agregación de composiciones musicales sugiere que, aun cuando la caza era desarrollada en un paisaje característico, éste no era necesariamente reconocible por sus condiciones topográficas: las partituras eran los mensajes guiando el ataque en un territorio que había perdido todo tipo de referencias visuales.
Los grabados de la chasse par force establecieron un código de ética medioambiental en el territorio representado. La idea de mantener el equilibrio de la naturaleza a través de una distribución controlada de caza y domesticación, de áreas despejadas y forestadas aparece en todos los tableaux-vivant. De hecho, el territorio fue organizado con el fin de proveer la mejor infraestructura para los cazadores: el paisaje era modelado a través de la construcción de mansiones —como excusa para crear amplias reservas forestales a su alrededor—, del despliegue de paradores y pabellones, de la inclusión de rutas y encrucijadas, del movimiento de tierras para nivelar terrenos, del desvío de cursos de agua y del desarrollo de un manejo forestal racional, acciones que en conjunto facilitaron la circulación de los cazadores y el desarrollo de la actividad.
Esta suerte de geografía de placeres reales, empleada para reforzar tanto el poder del Rey como la extensión de sus dominios, fue registrada en la Carte Topographique des Environs de Versailles, dite des chasses impériales, levée et dressée de 1764 à 1773 par les ingénieurs géographes des camps et armées comandés par ordre de Napoléon Empereur des Français. Esta cartografía de la caza real tenía al palacio de Versalles como centro y abarcaba una superficie total de 3.400 km2. Fue publicada en un volumen de doce folios que representaban asimismo el calendario establecido para la práctica de la caza: Mantes y Poissy en invierno, Chevreusse y Arpajon al comienzo de la primavera, Montfort-L´Amaury y Rambouillet en mayo y junio, Compiègne en julio y agosto, Senard en septiembre, Fontainebleau en otoño y Versalles y Marly en noviembre y diciembre.(7)
Esta secuencia de mapas no sólo registró la información necesaria para que el Rey y sus cazadores desarrollaran la actividad, sino que reveló también el tipo de minucia para planificar y coordinar el proceso: la construcción de un sistema forestal más allá del castillo facilitó una distinción del jardín respecto del parque situado a la distancia. Al descender desde el palacio lo primero que se reconoce son los parterres(8) y bosquets(9). A la distancia, un diseño geométrico basado en el uso de la etoile formaba una serie de bosques excavados por senderos laberínticos, definidos por movimientos de tierras que permitieron la creación de puntos de reconocimiento en altura con vistas continuas y caracterizados por áreas deprimidas equipadas con lagunas y pabellones.
Esta cartografía apoya a las imágenes encontradas en la Enciclopedia, donde los grabados de caza representaban un lenguaje para iniciar la conquista del territorio a través de un proceso, donde la naturaleza era un escenario para ser explorado y las capas de significación provistas por los cazadores permitían su configuración como un paisaje artificial. En consecuencia, aquello que suele ser descrito como un ensamblaje formal, geométrico y unitario emergió en realidad como un espacio de vida, luz, sonido, colores y movimiento.


Notas
1. Este artículo está basado en la charla “Hunting in L´Encyclopedie” presentada por la autora en el Ph.D. Forum de la Escuela de Arquitectura en Princeton University, en abril de 2005.
2. Según el francés antiguo, el terreno cubierto de arbustos continuamente quemado para el pastoreo.
3. Los primeros siete volúmenes de la Enciclopedia fueron publicados anualmente entre 1751 y 1757 y los últimos diez en 1766. Las imágenes fueron publicadas anualmente entre 1761 y 1772. Ver Lough, John, 1989.
4. Diderot. “Chasse”. En Enciclopedie, 1988. Traducción de la autora.
5. Vinfrais, M. Alexandre Gautier. “Venerie”. En Enciclopedie, 1988. Traducción de la autora.
6. Le Roy, Charles-Georges. “Fauconnerie”. En Enciclopedie, 1988. Traducción de la autora.
7. Calendario descrito por Francis Pinguet en La venerié et sa musique, número especial de La revue musicale, N° 310 – 11, 1978, p. 90
8. Superficies planas diseñadas a modo de bordado, con gravilla, arbustos o pasto recortado, dando forma a volutas decorativas, arabescos y monogramas.
9. Pequeños jardines programáticos.

Referentes
Brinckerhoff, John. Primera sesión 107. JBJ Archive. Center for Southwestern Research, Universidad de Nuevo México, Albuquerque, n. d.         [ Links ]
Encyclopédie ou Dictionnaire raisonné des sciences, des arts et des métiers, par una societé de gens de lettres. Friedrich Frommann Verlag, Stuttgart, 1988, original de 1795.         [ Links ]
D´Alembert. Discurso preliminar a la Enciclopedia de Diderot. The Bobbs-Merril Company, Nueva York, 1963.         [ Links ]
Lough, John. The Enciclopedie. Slatkine Reprints, Ginebra, 1989.
        [ Links ]